Las mesas calientes permiten la conservación de los alimentos una vez ya procesados y que están a la espera de su distribución.  Para evitar el enfriamiento del producto y su degradación, es importante contar con mesas calientes que permitan la conservación. Manteniendo los alimentos a la temperatura adecuada  se logra mantener en buenas condiciones los alimentos procesados.